Un niño que ha tenido una experiencia desagradable en una cita odontológica, crea un sentimiento de desconfianza ante sus papitos y el grupo de trabajo del consultorio, pues considera que en algún momento fue engañado.

cuando se utilizan frases como:
“no te dolerá” o “solo te van a mirar los dientes” y al final se realiza otro tipo de actividad se genera este sentimiento, el cual necesita ser reemplazado por uno de credibilidad y confianza, que solo se logra a través del afecto y de un replanteamiento de la estrategia del tratamiento, tanto en casa como en el consultorio.

Con este fin diseñamos una serie de citas de readaptación y unos ejercicios para realizar en casa, con los cuales buscamos recuperar la confianza el cariño y el afecto de nuestros pacienticos.